lunes, 6 de diciembre de 2010

FRANCA MASU

LA DAMA DEL MAR
MARIAN PIDAL

            Franca Masu es una cantante de raza. Hace años abandonó las aulas y dejó de enseñar literatura para enseñar a cantar en sus actuaciones en directo; todas y cada una de ellas son lecciones magistrales de técnica vocal y dominio escénico.
            Masu prepara con esmero sus recitales. Desde la apariencia -esmerada hasta el último detalle y siempre elegante- hasta la elección del repertorio y de los compañeros de escena, todo lo que rodea sus conciertos denota profesionalidad y un trabajo de equipo esforzado y convincente.
A la cantante y compositora sarda Franca Masu se la conoce como ‘La Gran Dama del Mare Nostrum’. La etiqueta le cuadra porque, como ella misma reconoce, el Mediterráneo es todo en su vida. Sus canciones cuentan historias y sentimientos de tierras bañadas por un mar que se convirtió en el centro de su centro vital desde sus primeros recuerdos. La naturalidad con que se expresa nace de cantar a lo conocido; a lo experimentado en la carne propia y en la de los que la rodean. En la memoria de la tradición. Así, conjuga la nostalgia de las serenatas populares de Cerdeña, la cadencia de las melodías catalanas, el ritmo latente del flamenco y el lamento del fado que viaja hasta el Sur.
Los textos y las músicas de los temas de Masu son, indudablemente, inspirados y se engrandecen con el poder vocal que les imprime; un poder que reside en un color de voz bellísimo; una amplitud de registros admirable; una afinación perfecta y un gusto exquisito en la forma de decir.
Derrochando voz y sentimiento, Franca Masu actuó el miércoles en el ciclo ‘Música del siglo XX’, de Cajastur. Arropada por un cuarteto experimentado -excelente el acordeonista y vocalista Fausto Becallosi- se ganó la admiración del público con temas de los cedés ‘Alquimia y ‘Aquamare’ y emocionó con las recreaciones, entre otras, de ‘Veu acorada’, ‘Passa Jesucrist’, ‘Tria la vida’ y ‘Lo Nassaiolo’. ‘Alfonsina y el mar’, de propina,  sirvió de remate a una gala soberbia.



 El Comercio, periódico de Gijón

No hay comentarios:

Publicar un comentario