sábado, 17 de marzo de 2012

KIBBUTZ CONTEMPORARY DANCE COMPANY

DANZAS DE INFRAMUNDOS
MARIAN PIDAL


FESTIVAL DE DANZA DE OVIEDO
Obra: ‘Infrared’.
Intérprete: Kibbutz Contemporary Dance Company.
Coreografía, texto y escenografía: Rami Be’er.
Música: Bach, Nine Inch Nails, Animal Collective y otros.
Lugar: Teatro Campoamor.






Rami Be’er es uno de los coreógrafos más destacados del momento y el ballet ‘Infrared’, el título mimado de su repertorio. Como director artístico, escritor y escenógrafo, Be’er revalida el triunfo cada vez que confía su interpretación al Kibbutz Contemporary Dance Company.
El jueves, en el Festival de Danza de Oviedo, El KCDC defendió una versión de ‘Infrared’ que desató controversias pero no indiferencia. Con el marchamo de ‘ballet de vanguardia’ a las espaldas, la producción se rige por la apertura conceptual y estética más que proclive a la disparidad de interpretaciones y críticas. Cada espectador defiende su lectura personal y experimenta de forma innata sentimientos individuales difícilmente transferibles. A ello contribuye el simbolismo que desprende el poema ‘In The Black Garden’, escrito por el propio Be’er, desprovisto de postulados éticos o moralejas.
En ‘Infrared’ los intérpretes danzan y evolucionan en un inframundo balbuciente poblado por seres larvados, felinos recelosos y homínidos corcovados que se interrelacionan bajo la férrea vigilancia de omnipresentes soldados. Un bestiario marginal, inadaptado. Los personajes se convulsionan movidos por chispazos espontáneos y se relajan hasta caer en estado de latencia. La expresividad domina la acción mientras los bailarines, excelentes, gesticulan y se contorsionan empujados por una música elocuente y conmovedora. Iluminadas frases de Bach se mezclan con fragmentos de Nine Inch Nails, Animal Collective, Richter, Galas, Bright, Doves, Surman, Yoshihide y Be’er. Mix electrónico al que se añaden voces y efectos sonoros.
Algunas cartulinas y apenas media docena de telas componen la escenografía. El vestuario, en cambio, alcanza un destacado protagonismo. Se aprecia una influencia vintage en los uniformes militares, inspirados en la carátula del disco ‘Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band’ de The Beatles, y una estilización naïve que parodia los tutús clásicos. Acierto indudable en el tratamiento alegórico del color -en bocetos y luminotecnia- asociando la gama de primarios a la evolución y a la esperanza. Tres cuartos de aforo. Aplausos.


El Comercio, periódico de Gijón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario